creación de empresas deportivasMarketingOpiniónUncategorized

Modelo de participación público privada Vs Gestión Indirecta

Vamos a intentar exponer en que beneficia o perjudica a los ciudadanos  Modelo de participación público privada Vs Gestión Indirecta.

Detrás de toda la polémica sobre a quién adjudicar o no las horas de entrenamiento subyace algo más importante que es el modelo de gestión de los espacios públicos que el Ayuntamiento de Madrid quiere implantar.

Basado en datos económicos del 2016, pues son los últimos datos de un año completo de los que dispongo, voy a tratar de explicar la diferencia entre ambos tipos de gestión referidas a un campo de fútbol. Aunque no voy a dar nombres, podéis a nada que conozcáis el barrio, saber perfectamente de qué instalaciones hablo.

Hace 15 años  el anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, decidió modificar el modelo de gestión de las instalaciones deportivas elementales del municipio.

Estas instalaciones de barrio, eran y siguen siendo un centro de obtención de información de datos personales y fuente de financiación para innumerables asociaciones de vecinos de Madrid.

El anterior consistorio, decidió continuar contando con estas asociaciones, pero añadió que debían cumplirse unos mínimos de seguridad y estabilidad en el trabajo; para ello obligó a cumplir con la legislación laboral y a hacerse cargo de los consumos energéticos de la instalación puesto que las instalaciones se alquilaban a terceros muchas veces con precios muy por encima de la tasa municipal que regula la actividad. Este modelo obligaba además a los concesionarios a respetar los precios públicos en las mismas actividades que se prestan en los polideportivos municipales, el alquiler de pistas principalmente, ya que otras, como las clases de pádel, al incorporar menos alumnos que en las instalaciones municipales, no tienen que respetar estas limitaciones, al igual que las escuelas de fútbol que nos ocupan.

 

La Junta de Distrito después de muchos años de insistencia y ante la negativa de las gestoras, decide sacar a concurso público las instalaciones deportivas.

Para poder presentarse a estas instalaciones solo se requerían dos aspectos, que el gerente fuera Licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte y tener experiencia en la gestión de escuelas deportivas.

A modo de anécdota cabe destacar que en el distrito del que hablo las asociaciones de vecinos que se presentaron a estos concursos, y que recibían del Ayuntamiento subvenciones de 25.000 € y 85.0000 € decidieron hacer una oferta económica para gestionar la instalación en esto términos:

“No vamos a pagar porque no nos sale de los ………..” ante lo cual fueron excluidos del concurso. Este dato no es baladí, demuestra que nadie les echó de sus instalaciones, ellos decidieron irse al no ajustarse a la norma a la hora de rellenar las plicas.

Finalmente se hace cargo de las instalaciones otro club deportivo, y sí digo bien, un club deportivo, no una empresa o ni ninguna otra forma de entidad jurídica con fines económicos. Esta entidad sí cumplió con los requerimientos del concurso público.

Durante cuatro año, de 2013 a 2017, el club se hace cargo de todos los gastos ingresando los siguientes importes en las arcas públicas:

Canon al ayuntamiento, lo que podemos llamar alquiler  16.000 euros anuales

Gato de luz

Gasto de agua

Gastos de mantenimiento.

Costes de la seguridad social y nominas

Ya se lo que estáis pensando, «si claro pero vosotros  le repercutes estos gastos a los alumnos”

En la actualidad, la escuela que se ha quedado con el campo, tiene aproximadamente 300 alumnos y cobra 330 € por cada uno de ellos, lo que hace un total de 99.000€. De los cuales hay que deducir gastos federativos, material deportivo y las gratificaciones a monitores.

El club que ganó el concurso público cobraba entre 368 € a los pre-benjamines y 418 € como cuota más alta a los juveniles. La diferencia de importes se debe a los gastos de arbitraje de las diferentes categorías que impone la Real Federación de Fútbol de Madrid.

Haciendo una media por cada alumno de la escuela se cobraran 393€ por temporada, ingresando un total de 117.900 €. De este importe hay que deducir los mismos gastos que el otro club y, además IRPF, IVA, seguros sociales, nóminas y suministros (los mismos que estos otros clubes se negaron a pagar y por eso no fueron admitidos en el concurso público)

Además de la diferencia que supone el pago de luz, agua, etc. Cabe destacar que la entidad que ahora mismo gestiona y las que lo hicieron con anterioridad al concurso público no contratan a los monitores, alegando que son una entidad sin ánimo de lucro.

Parece que la diferencia entre tener todo en regla o no tenerlo es de 6€ por alumno al mes. Esos 18.900 € de diferencia entre lo que cobraba el Club que gestionó 4 años las instalaciones habiendo ganado un concurso público y el actual, no incrementaban las riquezas ni del Club ni de ninguno de sus miembros, sino que permitían al club no incurrir en ilegalidad alguna.

Os animo a seguir calculando gastos.

Estos 300 niños suponen un coste en la federación de XXXXXXXXXXXX. Teniendo en cuenta además que a los monitores se les paga aproximadamente 150 euros al mes, la diferencia entre ingresos y gastos es de xxxxx

¿Dónde va ese dinero?, porque nosotros podemos acreditar que más del 82% de los ingresos del anterior club se dedicaban a pagar nóminas y seguros sociales, mediante la presentación anual del impuesto de sociedades que se presentaba aún siendo una entidad sin ánimo de lucro.

Pero si no se pagan ni seguros sociales, ni luz, ni agua, ni alquiler ni nada, si te regalan una instalación deportiva en la que solo percibes ingresos ¿Dónde va ese dinero?

A mi se me ocurren varias posibilidades, a lo mejor se reparte entre al junta directiva….. o puede que el dinero termine en un centro educativo concertado en forma de cuota de actividades extraescolares….

Lo que está claro es que la asociación de vecinos a la que se cedió el campo como entidad sin ánimo de lucro, se desvinculó de la gestión quedando únicamente como responsables de la gestión la otra entidad que se unió a ellos para conseguir sus fines.

Esta es la nueva forma de gestionar de Ahora Madrid, pasando de ingresar IVA, suministros, seguridad social, etc. De manera que no suponga un sobrecoste para todos los ciudadanos, a que la instalación sea un deficitaria para los madrileños y que a costa de esto unos cuantos perciban los ingresos.

Gestionan entregado unidades productivas a sus afines ya sean instalaciones deportivas, centros culturales, espacios municipales etc.

El razonamiento puede continuar de la siguiente manera: si la instalación no les supone ningún coste y son una entidad sin ánimo de lucro, ¿por qué los alumnos pagan una cuota superior a los gastos directos que supone entrenar y competir? Con una aportación de entre 75€ y 100€ por niño al año se podrían cubrir las gratificaciones de los monitores y por poco más los gastos federativos. ¿Por qué entonces no se ha reducido la cuota mas que 6€ al mes?

Además este club cuenta con un ingreso más que podría servir para financiar las escuelas, esto es los ingresos por alquileres a terceros, por los que se cobran 35€ la hora más suplemento de luz (y eso que no la pagan). La cuantía que suponen los alquileres de lunes a viernes en horario de 21:00 a 23:00 son unos 28.000€ mensuales (80 horas de alquiler a la semana). Por estos 600€ al mes extra no pagan IVA, por supuesto.

Esta es la realidad entre ambos tipos de gestión hoy en día. 120 personas que  se quedaron sin trabajo y sin cotizar gracias a este cambio de modelo porque, para más INRI no se ha subrogado a los trabajadores que se encargaban, no sólo del campo de fútbol, sino del mantenimiento global de las instalaciones y de su apertura y cierre, ni a nadie, esgrimiendo como único argumentario, que no es una concesión administrativa, sino una cesión de uso pero si cobran por cederle el espacio a terceros.