Evento deportivo

Mi primer Maratón

mi primer maraton

Si quieres algo ve a por ello y punto.!!!

Cuando alguien se plantea, en serio, terminar su primer Maratón, lo mejor, son los últimos 42 kilómetros con 195 metros.

Tras varios intentos fallidos esta vez  iba a ser la definitiva.

Conocia los planes de entrenamiento y mis debilidades, por lo que había que intentar evitar diciembre y enero, y si el maratón podía ser llano mejor que mejor.

Otro requisito esencial era probar a entrenar en grupo, los otros dos intentos habían sido en solitario y habían servido para conocerme pero no para ayudarme a conseguir el objetivo, así que busque la opción de entrenar en grupo en concreto con este club,  @tigers.

mi primer maraton club

Toda historia tiene un principio.

Me habían hablado fenomenal del grupo, pero me habían puesto sobre aviso.  «Están locos, esto ya es otro nivel «. 

Así que con mucho escepticismo acudí a mi primer entrenamiento.

Típica dinámica de grupo para aprenderse  los nombres, donde yo no consigo aprenderme nunca ninguno, y donde pude constatar que algo raro le pasaba a está gente…,

muchos repetían  y muy pocos éramos inexpertos en estas lides.

Con el paso de las semanas puede comprobar que estos locos estaban muy  cuerdos, ahora, eso sí, eran ,son unos devora kilómetros, unos vigoréxicos del running.

Poco a  poco, entreno tras entreno, te vas dando cuenta que estas super mujeres y super hombres, son mortales, que sufren como tu, que les duele como a ti, que se pierden entrenamientos por el trabajo como tu  y que poco a poco se van convirtiendo en una nueva familia, la de los locos de running!!!!!!.

Tres meses con sus doce semanas de un esfuerzo «titánico»,  en donde piensas una y mil veces como va a ser esa entrada en meta, como va a ser mi momento de gloria.

El entrenamiento, esto parece que no termina nunca.

Casi sin darte cuenta te metes en un volumen de trabajo (kilómetros acumulados para los neófitos) en donde ya no hay vuelta atrás, si ya has llegado hasta aquí , ya, hay que continuar, con lo que ello implica, frio, lluvia, viento, dolor, ampollas, luchar contra la proscrastinación y tiempo, mucho tiempo de estar solo, de pensar, tiempo entrenando, tiempo robado al sueño y ante todo tiempo robado a lo que más quieres, a tu familia.

Todo el mundo, que termina una maratón te dice que no lo vas a olvidar, pero yo, sobre todo, hay dos cosas que no voy a olvidar;

De los días de entreno, uno que tras 24.000 metros recorridos y exhausto rompí a llorar no se todavía, ni creo que lo llegue a saber nunca, muy bien por qué, pero mi cuerpo o mi mente no podía más y rebajo tensión de esta tirada, e imagino que de toda la presión que llevaba encima.

Y los últimos 42,195 metros.

El compromiso inicial es entrenar 4 días en semana esto supone un día si y otro no y hay dos días que repetimos, para no aburrirnos.

En un principio se hace llevadero, te molesta correr  una hora y cuarenta y cinco minutos entre correr y hacer ejercicios varios, pero bueno, se lleva.

Y casi sin querer terminamos el mes de fuerza y comenzamos a aumentar kilómetros como si no hubiera mañana.

Trabajando la Voluntad 

Para empezar 30 series de 200 metros a un ritmo alto, aquí empiezas a sentir que psicólogo americano A.Maslow tiene más razón que un santo y que aunque el atletismo es un deporte individual la pertenencia a un grupo es fundamental para trabajar la voluntad,  yo creo que hoy por hoy, solo hay un forma de establecer unos lazos con las personas firmes y duraderos ,y es el sufrimiento, ya sea entendido el sufrimiento por los varapalos que te da la vida, o por sufrir voluntariamente corriendo una vez, y otra vez, y otra vez, y otra vez , repitiendo una y otra vez ¿para qué?.

Ese sufrimiento y ese sentimiento de pertenencia al grupo te hace sentir y te ayuda a pensar que ya no solo  te estás engañado a ti mismo si no sales a entrenar, sino que estas engañando al grupo.

Los días pasan, los entrenamientos se van acumulando y las sesiones de más de dos horas y media corriendo se acumulan, ya empiezas a vislumbrar el final y empiezas a imaginar cómo va a ser «ese momento de gloria», y te lo llegas a visualizar una y mil veces.

No voy a decir esto de casi sin darte cuenta, porque mis piernas y mi cabeza han sido conscientes de cada kilómetro recorrido, pero las semanas de entrenamiento habían llegado a su fin.

Ya está todo el pescado vendido, para bien o para mal el trabajo está hecho y la carrera nos va a poner a cada uno en nuestro sitio.

Camino Valencia..

Despacio, no puede haber errores, hay que revisar una y mil veces la maleta, no puede faltar nada, en estos momentos es cuando uno dice porque no seré  organizado y tendré una lista ya de estas…. para acordarme de todo.

De repente el pensamiento yo se hace más fuerte LO VOY A HACER MAÑANA ES EL DÍA y de repente las mariposas desaparecen y la tranquilidad se apoderada de mi.

Llegó con tiempo al AVE, parte del GRUPO llego el viernes y llevan dos días colgando fotos de la feria de Valencia del entreno del sábado, emoción a raudales pero controlada. 

mi primer maraton david muñoz

En el AVE me encuentro con David Muñoz. Odio pedir fotos, ¿que tiene el que  o no tenga yo?, pues esencialmente que a Eva le encantan los frikis que salen en la tele así que hay que hacer un esfuerzo para pedirle una foto a pesar de su cara de vinagre.

En el tren de Valencia se respira running, pulsómetros, chándal emoción…. el ambiente es ideal, y todos con la botellita del agua,jajaja 

Llegó a Valencia, acudo a la feria del corredor, repaso  todo y allí esta la meta, muchas personas se acercan a hacerse fotos y a disfrutar con los amigos, yo no soy supersticioso pero no piso la alfombra azul que me va a llevar a la gloria, eso está reservado para el día de la carrera, que ya por fin va a comenzar.

mi primer maraton

Llega el día y sé que lo voy a conseguir, si más LO VOY A CONSEGUIR, no soy supersticioso, pero repito todas las rutinas habituales no vaya a ser …..

El día D hora H, ya estamos aquí.

Las mariposas que me habían acompañado los días de antes desaparecen, se QUE LO VOY A HACER NO HAY DUDA y veo a mis compañeros nerviosos repasándolo todo, los geles, las sales, la vaselina, el agua …… «chicas que lo vamos a hacer»… calentamos

Nos vamos colocando en los cajones

TRES DOS UNO PUMMMMM

Los últimos 42km y 195 metros finales han comenzado, la euforia y las energías, me hacen pensar en mi abuelo, como un caballo, hay que sujetarle para  frenar la querencia, claro que lo voy a conseguir pero con el plan establecido, claro que hay piernas ilusión y emoción para más, pero hay que guardar para cuando falten las fuerzas y así un kilómetro dos tres nueve «BIBIANA!!! (mi compañera) SACA LAS DROGAS …jajaja comenzamos con los suplementos, siguiendo el plan marcado, AGUA, SALES, GELES, 18 kilómetros como un reloj al tiempo marcado, parece que vamos bien.

Mi Muro

Kilómetro  19 hemos salido de la zona de la playa y nos dirigimos hacia el centro de la ciudad, avenidas más estrechas, sombra, bajara un poco el calor, bien, todo controlado, hasta que de repente veo que están atendiendo a un chico, y le están practicando una RCP, desconecto, mi pequeño yo, «malo» coge los mandos  y los pensamientos negativos me van minando poco a poco.

Hasta que de repente consigo acordarme de una frase que convierto en mantra y voy repitiendo una y otra vez.

Un buen amigo, Keniata, yo no sabía que era keniata, pero como los vascos nacen donde quieren !!! había colgado unos días antes unas fotos de un maratón de montaña, y en la medalla aparecía una frase que  comencé a repetir  una y otra vez «DUELE CLARO QUE DUELE». Esto me hizo resetear y conseguir volver a concentrarme en correr para poder llegar a la «dead zone » la zona de los caminantes, kilómetro 30.

Hordas de Caminantes avanzaban de lado a lado de la carretera y el pensamiento volvió a ser positivo, CLARO QUE VOY A LLEGAR, .-«voy mucho mejor que ese» .- » y que esa» .- » y que ese otro», .-» anda que ese pobre…!!!»

Pancarta de 5 kilómetros  meta ya no podía parar, ya iba a llegar a META, POR QUE CINCO Kilómetros SE HACEN AUNQUE SEA A GATAS.

El mantra cambia, ya no duele, solo había que concentrase en llegar a la plaza de toros de Valencia y una vez allí a la ciudad de  las Artes , cinco, cuatro, tres, dos, el final soñado, el final repetido kilómetro tras kilómetro, entreno tras entreno, estaba allí.

Cogí el móvil, .»por favor que tengan el móvil en la mano!!! y llame a mi Familia , y allí estaban Luis, Paloma y Eva… iban a terminar conmigo en directo!!!, ya no dolía nada fue uno de los kilómetros más rápidos de todo el día

mi primer maraton

yo.- » Luis… EVA…no nos rendimos nunca ¿¿¿lo entiendes Eva??? ¿¿¿lo entiendes ???

Eva.- » SI PAPA!!! corre corre…!!!»

Luis.- «corre papa que ganas!!!!»

Corría gritaba, giraba sobre mi mismo volvía a gritar… si esto no es FELICIDAD debe ser algo muy parecido, derrochaba endorfinas y no había terminado de llegar.

Estaba tal exultante que no pare el reloj, al llegar, un gesto casi intuitivo en otras carreras, hasta mucho después de hacerme las respectivas fotografías, para inmortalizar el momento.

YA NO DOLÍA NADA no podía andar, pero no Dolía NADA!!!.

El trabajo estaba hecho y como siempre agradecer a los que siempre estáis ahí aguantándome, lo pesaico que me pongo con mis retos personales, los mensajes de felicitación nada más cruzar la meta. GRACIAS POR TANTO.

Ya por la tarde un gran amigo me MANDÓ este mensaje que quiero dejar por escrito para que no se me olvide nunca.

Cada 5 minutos miro tu foto y sigo flipando contigo… mira que eres cabezón, por tus huevos que lo has hecho!!!!

El club tenía una zona alquilada para el principio y el final de la carrera, muy cerca de la meta y de la salida

yo.-«SAMU.– ¿he llegado el último ?

Samu.- «Si»-.- 

yo.- Bien, jajaja!!!

Durante gran parte de los  entrenamientos, calentamiento series etc etc había llegado el último.

No sabéis  lo poco que me gusta los refuerzos públicos pero muchos de estos entrenamientos cuando veía que ya no tenía solución me repetía  corre que te van a aplaudir, corre que te van a aplaudir jajaja y hay estaba mi reconocimiento y mi aplauso por el esfuerzo. Jajajaj 

ASÍ que me había ganado por méritos propios llegar el último el día del maratón, muchas gracias por esas palabras de aliento, FAMILIA,  nos vemos devorando kilómetros en la próxima.